Tipos de paraplejia

Tipos de paraplejia

LLa paraplejía es una enfermedad que afecta a muchas personas cada año y que consiste en la paralización de la parte inferior del cuerpo, perdiendo así la funcionalidad de esta.

Causas de la paraplejia

Habitualmente las causas de la paraplejia son de origen traumático, es decir, derivadas de accidentes que provocan la fractura o lesión de la médula espinal.

Pero también puede tener su origen en otras causas como la congénita, en el caso de espina bífida o derivadas de una enfermedad como tumores o esclerosis.

Tipos de paraplejia

La causa directa de esta paralización de la parte inferior del cuerpo se debe a un daño grave que se ha producido en la médula espinal.

La médula espinal es una estructura que recorre todas las vértebras de la columna, desde la parte cervical a la lumbar.

Como parte del sistema nervioso central, es la encargada de transmitir sensaciones al encéfalo y a la vez de realizar las acciones impulsadas por el cerebro en cuello, tronco y extremidades. Por tanto, es responsable de los movimientos, entre otras funciones.

Se pueden clasificar los distintos tipos de paraplejia en función de dos circunstancias: el grado de afectación y la localización de la zona afectada.

Grado de afectación de la médula

La médula espinal puede estar afectada de forma parcial o total. En el caso de la afectación total todas las funciones, tanto sensoriales como motoras, están dañadas.

En el caso de una lesión parcial, la afectación puede ser variable, ya que se pueden encontrar pacientes que mantengan alguna función sensitiva y motora, solo sensitiva, o solo motora.

Localización de la lesión

La médula espinal puede estar dañada a nivel cervical, torácico, lumbar o sacro.

En el caso de las lesiones a nivel cervical, nos encontraríamos ante una tetraplejia, ya que las lesiones a eses nivel afectan tanto a miembros superiores (brazos), como inferiores (piernas)

La afectación a nivel torácico, formado por 12 vértebras, es menos habitual ya que además de la protección de las vértebras, la médula se encuentra protegida por las costillas, pero, en caso de producirse, la afectación se produce en mayor medida en las piernas, intestinos y vejiga. La zona torácica es la encargada de transmitir señales a algunos músculos de la espalda y algunas partes del abdomen por lo que el tronco suele perder estabilidad.

En el caso de que la zona afectada sea la lumbar (5 vértebras), más inferior que la torácica, es raro encontrar una afectación en la parte superior del tronco, es decir los hombros, brazos y manos.

En la zona lumbar, la médula espinal es la encargada de controlar las señales que de dirigen hacia el abdomen y espalda baja, los glúteos y parte de las piernas. Además, también controlan algunas partes de los órganos genitales a nivel externo. En función del grado de afectación de la médula a este nivel podremos encontrarnos con una paraplejia con paralización total o parcial.

Cuando la lesión de la médula espinal se ubica en la zona sacra, es decir, la parte más inferior de la columna (5 vértebras) pueden verse afectadas las caderas y piernas, tanto en la parte de los muslos como en la parte inferior y los pies. Además, pueden verse afectadas las funciones de la vejiga e intestinos, así como los órganos genitales en su parte externa.

La paraplejia, que de forma genérica afecta a la zona inferior del cuerpo, puede variar en grado de extensión y afectación en función del grado de la lesión y la ubicación de la misma.

Es por tanto clave un diagnóstico preciso que permita llevar a cabo todos los tratamientos necesarios para la mejora de la calidad de vida del paciente.

No se quede con dudas y pregúntenos sin compromiso Consulta Online