Error de diagnóstico prenatal

Error de diagnóstico prenatal

L La sanidad española goza de gran prestigio y calidad pero, al igual que puede ocurrir con otros sectores, es susceptible de sufrir negligencias médicas.

En el mundo jurídico se considera que existe negligencia cuando facultativo, por acción u omisión, se aparta de los estándares establecidos.

Este tipo de situaciones crean un gran perjuicio tanto al paciente como a sus allegados, pues en muchas ocasiones, dicho perjuicio conlleva incapacidades o mermas físicas o psicológicas.

Uno de los casos en los que pueden darse negligencias médicas es durante el embarazo, lo cual puede poner en peligro la vida tanto del feto como de la madre.

Se trata de un momento crucial, por lo que es muy importante que el personal sanitario actúe correctamente durante toda la etapa.

El error de diagnóstico prenatal (error durante el embarazo) tiene lugar, como su propio nombre indica, cuando se diagnostica de forma incorrecta una patología del feto mientras se encuentra en el seno de la madre.

Esto puede suceder bien porque dicha patología pasa inadvertida (es decir, no se avisa del problema que tiene el feto), o bien porque se diagnostica algo distinto a lo que realmente presenta.

Por ejemplo, puede ocurrir que el feto presente Síndrome de Down, pero que los padres no reciban adecuadamente dicho diagnóstico. También existen enfermedades genéticas, como la fibrosis quística, el daltonismo, la acondroplasia (enanismo), etc, que se caracterizan por su transmisión de padres a hijos.

En ocasiones, en algunos casos ocurre que uno de los padres es portador de una enfermedad, pero no manifiesta síntomas en sí mismo. Un ejemplo sería la hemofilia, en la cual las mujeres son portadoras pero no manifiestan la enfermedad.

Es obligación de los médicos realizar las pruebas necesarias para descartar la existencia de este tipo de patologías y, en caso de que las hubiera, avisar a los progenitores para que puedan tomar las medidas adecuadas.

En Derecho anglosajón encontramos una figura, denominada wrongful birth, que hace referencia a la acción, deridada de una por negligencia médica, que llevan a cabo los padres de un niño debido a que el nacimiento se ha producido con malformaciones de forma que si estas se hubieran conocido a tiempo, hubieran tenido la opción de plantearse un aborto.

En España existen muchos casos de esta tipología. Por ejemplo, podemos citar la indemnización que se vio obligada a abonar al Servicio Canario de Salud, en 2018, debido a que se diagnosticó incorrectamente a dos niños.

La madre, portadora del por el síndrome Lesch Nyhan se sometió a pruebas prenatales para saber a tiempo si los fetos padecían dicha enfermedad. Sin embargo, el diagnóstico falló y dos de los tres hijos de la pareja resultaron tener dicha enfermedad, la cual conlleva disfunciones neurológicas, trastornos cognitivos y niveles elevados de hiperuricemia.

Los hijos de la demandante llegaban a tener conductas autolesivas. La indemnización por este caso fue una de las mayores que ha pagado la Sanidad Pública, ya que ascendía a 1.300.000 euros.

Tenga en cuenta también que antes de una intervención médica es necesario el consentimiento informado, es decir, que el paciente firme por escrito que está conforme con dicha intervención y que conoce y asume sus riesgos. Así ocurriría, por ejemplo, cuando se debe realizar una amniocentesis, administrar la epidural durante el parto, practicar una cesárea, etc. La paciente debe conocer estas cuestiones y someterse libremente al tratamiento o intervención.

Actualmente, España cuenta con un protocolo de actuación establecido por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), que se basa a su vez en las recomendaciones del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos.

Los facultativos, ya sean de centro públicos o privados, siguen habitualmente este protoloco. Por ello, constituye la principal referencia para poder determinar si ha existido mala praxis en la materia que aquí citamos.

Si usted, su pareja o una persona cercana consideran que han sufrido negligencia médica por casos de este tipo, les recordamos que pueden ponerse en contacto con nuestro Despacho en cualquier momento, de manera que recogeremos los datos de su caso y diseñaremos un plan de trabajo personalizado.

Recuerde que, al igual que en otros casos de negligencias, recomendamos encarecidamente guardar todos los documentos que hayan podido entregarle en el hospital o Centro de Salud, tales como ecografías, analíticas, etc.

Estos documentos son muy importantes a nivel legal para tratar de obtener una indemnización por los hechos sufridos. Todas las indemnizaciones, aunque se calculan con base a un baremo, reciben un tratamiento personalizado: esto quiere decir que cada caso se analiza de forma individual, teniendo en cuenta la situación y necesidades de la víctima y de su entorno familiar.

Es crucial acudir a un abogado especializado en este ámbito, pues se trata de una rama del Derecho para la cual es necesario contar con conocimientos específicos, además de experiencia previa.

Así, gracias a los años que llevamos en ejercicio, contamos con un alto grado de especialización y podemos ofrecer a nuestros clientes un servicio rápido y de gran calidad. Por todo lo dicho, no dude en ponerse en contacto con nosotros si tiene sospechas de que algo no ha salido bien durante el embarazo o el parto.

Para solicitar una cita, puede llamarnos por teléfono o bien utilizar el formulario que encontrará en nuestra web. En cualquiera de ambos casos, analizaremos su petición y le daremos respuesta con la mayor brevedad posible, explicándole todo el proceso que vamos a seguir y asesorándole en todo momento.

No se quede con dudas y pregúntenos sin compromiso Consulta Online