Infecciones hospitalarias

Infecciones hospitalarias

L Los abogados para negligencias médicas también se ocupan de los casos dados por infecciones hospitalarias.

En el área de la salud, también son conocidas como infecciones nosocomiales o intrahospitalarias. Se trata de infecciones que se adquieren durante las estancias hospitalarias.

La OMS considera como infecciones hospitalarias o intrahospitalarias todas aquellas que son adquiridas durante la estancia en el hospital y que no se habían dado con anterioridad. No se consideraría infección nosocomial si la incubación de la afección se diese antes del ingreso.

Lo cierto es que podemos distinguir entre las infecciones nosocomiales que afectan a pacientes inmunodeprimidos, infecciones que en este caso se ceban en pacientes ya debilitados, y aquellas que se producen por una deficiente higiene o esterilización del material quirúrgico o sanitario.

Los contagios o propagación de enfermedades por negligencias en cuanto a antisepsia deben ser cuidadosamente examinados por los profesionales, pues pueden derivarse responsabilidades y por tanto indemnizaciones para quien ha sufrido la infección no prevista.

Por ejemplo, se han dado casos de fallecimientos de mujeres en procesos de parto o postparto por una deficiente desinfección de dependencias e instrumental. Son casos extremadamente graves cuya responsabilidad debe depurarse.

Como en otros casos del ámbito de las negligencias médicas en hospitales, las demandas relacionadas con el particular pueden resultar complejas, ya que no siempre es fácil demostrar la mala praxis por parte del personal encargado de realizar las desinfecciones, así como de los facultativos que no tienen el debido cuidado con el instrumental que utilizan.

Infecciones generalizadas, shocks sépticos… deben ser evitados en todos los casos, y lo cierto es que la Sanidad Pública y privada tiene suficientes medios técnicos para evitarlos. Se trata de toma de conciencia por parte de los profesionales y de una actuación bajo protocolos bien determinados. En suma, las infecciones hospitalarias pueden producirse por:

  • Tratamientos negligentes.
  • Falta de asepsia en viales, los cuales pueden ser compartidos propagando así la enfermedad.
  • Contacto con colonias de bacilos residentes en instalaciones hospitalarias.
  • Madres en procesos de parto.

Otra de las razones para que se produzcan este tipo de problemas son las visitas de personas no enfermas, las cuales pueden portar bacilos que afecten muy negativamente a pacientes inmunodeprimidos.

Por eso es fundamental que los profesionales médicos, hagan seguir al pie de la letra los protocolos de seguridad a los visitantes, sea en servicios de UCI, o en camas de planta.

En visitas a dependencias UCI, por ejemplo, habrá que lavarse las manos antes de entrar, aplicarse productos antisépticos y en algunos casos calzarse patucos para evitar que las suelas de los zapatos desprendan virus o bacterias potencialmente peligrosas para los enfermos.

Cuando las infecciones hospitalarias se producen por negligencias, los abogados deberán demostrarlo asociándose con profesionales específicamente preparados para ello, como son peritos forenses y otros profesionales directamente relacionados con el área del Derecho Sanitario.

También hay que tener muy en cuenta la posibilidad de denunciar a la institución responsable del hospital por deterioro de las instalaciones.

En este sentido hay que indicar que existen centros médicos o dependencias dentro de éstas, que están tan deterioradas y avejentadas que su esterilización resulta muy difícil o casi imposible.

En este tipo de casos, la responsabilidad no partiría de los responsables de la desinfección, sino de los encargados en última instancia de la buena disposición y mantenimiento de las instalaciones.

Las infecciones que contraen los pacientes en los centros médicos, pueden complicar su estado de salud. Cuando nos referimos a infecciones hospitalarias o nosocomiales, estamos hablando de una de las afecciones evitables y que originan desde pérdidas de vidas hasta complejos juicios.

Las infecciones intrahospitalarias o nosocomiales son contraídas por pacientes que fueron ingresados en el centro por otros motivos. Este tipo de afecciones se extienden a todo centro sanitario, desde grandes hospitales hasta pequeños centros médicos o ambulatorios.

El criterio para fijar el concepto enfermedad intrahospitalaria parte de la OMS. Según el organismo, serían catalogadas enfermedades nosocomiales todas aquellas que no habían presentado signos ni estaban en proceso de incubación antes del ingreso.

El contagio hospitalario es causa frecuente de litigios en el ámbito legal, sin embargo, a veces resulta complejo dirimir las responsabilidades. No solamente son susceptibles de padecer infecciones hospitalarias los pacientes ingresados, sino también personal médico y otras personas.

El contagio hospitalario se produce por la difusión de una enfermedad, ya sea por asepsia insuficiente en material quirúrgico, en salas, instalaciones…

Los protocolos sobre asepsia y aislamiento deben ser rigurosamente respetados, de lo contrario la enfermedad oportunista (otra manera de referirse a la infección hospitalaria), podría extenderse y provocar auténticas epidemias intrahospitalarias y, a veces, hasta extrahospitalarias. Hay que hacer notar que este tipo de afecciones también son exacerbadas por una deficiente información hacia el personal sanitario, deficiencias que deberán ser solventadas para evitar en lo posible el contagio.

Causas principales de las infecciones intrahospitalarias

Incidiendo en los motivos anteriormente expuestos, podemos mencionar como causa de infección hospitalaria:

  • Negligente utilización de viales, elementos que pueden conducir al contagio de múltiples afecciones.
  • Persona allegadas al paciente que trasportan aéreamente o adheridos en zapatos (por ejemplo) bacilos susceptibles de afectar a las personas ingresadas.
  • Partos. Se trata de una situación especialmente compleja, un proceso médico que debe conducirse con extremo cuidado en cuanto a la asepsia de salas y material.
  • Negligencia por parte de personal médico, que no observe los aprendidos protocolos en cuanto a limpieza, protección (guantes, máscarilla, patucos…) y asepsia general en tratamientos hospitalarios.
  • Contacto directo o indirecto con focos de patógenos residentes en instalaciones del centro médico, sean instalaciones como paramentos, revestimientos, complementos arquitectónicos…
  • Tratamientos médicos no seguros.
  • Deficiencia en cuanto al estado de las instalaciones médicas. La antigüedad es un factor negativo en cuanto a la esterilización, que resulta más difícil en estos casos.

Implicaciones jurídicas

A pesar de lo anteriormente expuesto, existen situaciones de complejo estudio. En el ámbito del Derecho Sanitario, se dan muchos casos sin resolver, ni siquiera atender, por una dejación de responsabilidades o por la ignorancia (a veces inducida por terceros) de los propios afectados. Los expertos en los derechos de los pacientes aconsejan solicitar indemnizaciones y todo tipo de actuación legal si creen que sus derechos no han sido respetados.

Los abogados especialistas en infecciones hospitalarias están enfocados a un ámbito muy específico dentro del Derecho, sujeto al corporativismo del personal sanitario así como a la dificultad para la obtención de pruebas.

Existen pacientes inmunodeprimidos cuyo ingreso en la UCI es relativamente previsto por enfermedad nosocomial. Se trata de una situación penosa pero extremadamente difícil de evitar en algunas ocasiones, sobre todo cuando es severo el deterioro del sistema inmune del paciente.

Cuando es factible la obtención de indemnizaciones por negligencias médicas relacionadas con infecciones hospitalarias, es cuando se dan una serie de factores.

Determinar el origen de la infección es primordial, por lo que hay que insistir en que los abogados especialistas en indemnizaciones por enfermedades nosocomiales, habrán de estar en fluida asociación con médicos y peritos forenses.

Las acciones legales se enfocarán en un sentido u otro teniendo en cuenta, por ejemplo, la causa de infección hospitalaria. Si la infección se ha propagado por un deterioro de instalaciones responsabilidad de determinado organismo, las responsabilidades deberán ser dirimidas con tal entidad.

Los letrados o juristas expertos en infecciones intrahospitalarias personalizan las tareas legales solicitadas por los pacientes.

Las responsabilidades pueden partir de los centros gestores de las clínicas u hospitales, de autoridades administrativas de determinado ámbito geográfico, de empresas suministradores de material farmacéutico y sanitario… y también de profesionales constructores, ingenieros y personal especializado en la adecuación de este tipo de inmuebles.

Es necesario obviar la idea de que no vale la pena llevar a cabo una acción judicial contra una negligencia hospitalaria, en este caso una enfermedad nosocomial evitable.

No solo es posible, sino que es necesario que las víctimas y familiares de las víctimas de malas praxis médicas, contagios y otras afecciones en el ámbito médico, denuncien y hagan saber su caso. De este modo, se mejorarán las condiciones tanto de los pacientes como del personal sanitario y, por supuesto, de instalaciones, material y protocolos para aislamientos y asepsia de elementos sensibles.

Ejemplos

Numerosos estudios han refrendado la peligrosidad de las infecciones hospitalarias. Por ejemplo, la Journal of Hepatology publicó estudios referentes a las infecciones de Hepatitis C. Tomando como referencia diversos hospitales de Cataluña, se llegó a la conclusión de que las dos terceras partes de centros médicos podrían habían sido vía de contagios de esta enfermedad en el año 2007.

Según los científicos especializados, las salas como quirófanos resultan especialmente relevantes en cuanto a su asepsia integral. Son particularmente problemáticas las salas dotadas de ventilación artificial o que integren cualquier conducto de conducción de ventilación o climatización.

Indemnizaciones

Hay que insistir en que las acciones legales en el ámbito médico, han de llevarse a cabo por profesionales altamente especializados.

Los abogados expertos en negligencias médicas por infecciones hospitalarias, informarán sobre las indemnizaciones que puede obtener el paciente en el caso de que una mala praxis médica, deficiencia en la esterilización de material y otros factores, hayan redundado para que contraiga una enfermedad que antes de entrar al hospital ni tenía ni incubaba.

Hay que demostrar todos los extremos, llegar hasta donde sea preciso para depurar responsabilidades y que las personas afectadas obtengan la indemnización que para ellas contempla la Ley. La orientación del paciente afectado ha de ser otra de las labores de los especialistas, explicándole su situación delicadamente y en unos términos que comprenda sin dificultad.

No se quede con dudas y pregúntenos sin compromiso Consulta Online