Tetraplejias y paraplejias derivadas de intervenciones quirúrgicas

Tetraplejias y paraplejias derivadas de intervenciones quirúrgicas

E Existen más casos de los que parece relacionados con paraplejias y tetraplejias por intervenciones quirúrgicas. Los despachos de abogados especialistas en reclamaciones por negligencias médicas, tratan anualmente casos de personas que, tras determinada operación quirúrgica, quedan tetrapléjicas o parapléjicas.

La gravedad de estos errores es enorme, por eso deben dirimirse las responsabilidades de los facultativos encargados de la intervención. Si bien hay que decir que la culpa no recae siempre en los cirujanos o en el personal médico.

A veces son cadenas de errores los que traen como consecuencias paraplejias o tetraplejias. Una paraplejia es una afección que trae como consecuencia la paralización de la parte inferior del cuerpo. Las lesiones medulares son la causa principal de este tipo de enfermedad, aunque puede existir otra etiología.

Las lesiones que ocasionan la afección se relacionan con compresiones o cortes en la médula espinal. Dichas compresiones o cisuras se producen por el impacto o inserción de fragmentos óseos por traumatismos vertebrales, pero por supuesto, también por intervenciones quirúrgicas mal realizadas.

En cuanto a las tetraplejias, la inmovilidad de la zona inferior del cuerpo se extiende hasta los brazos, quedando la persona inmovilizada (en mayor o menor grado) de cintura hacia arriba. Son los casos más graves, ya que los pacientes tetrapléjicos son dependientes en muchas facetas de su vida, necesitando atención periódica y constante por parte de familiares o especialistas en cuidado a dependientes.

Las paraplejias y tetraplejias por intervenciones quirúrgicas pueden darse a partir de operaciones con objetivos muy diversos.

Pueden ser o no operaciones directamente relacionadas con la columna vertebral las que provoquen una afección que incapacitará a la víctima de la negligencia.

La indemnización por paraplejias y tetraplejias por operaciones variará en función de diferentes factores, pero sobre todo hay que tener cuidado en protegerse legalmente ante posibles fiascos por parte de las autoridades sanitarias.

Como hemos indicado al principio, no siempre los errores médicos se producen por culpa de los médicos, sino por falta de instrumental o por la dotación de instrumental desfasado, por un mal acondicionamiento o desinfección de los quirófanos, así como por errores encadenados que pueden surgir, básicamente, por recortes en dotación de instalaciones, instrumental e infraestructuras sanitarias.

Capítulo aparte merece la obstetricia y ginecología. Se dan casos de partos en los cuales se producen daños irreparables para el feto o recién nacido, como tetraplejias o paraplejias.

El mal uso del fórceps es una de las causas más frecuentes, aunque también nos encontramos con otras malas praxis con resultados dramáticos. No deje que el aparato de la administración ligado a la Sanidad le juegue una mala pasada y déjese asesorar por abogados expertos en negligencias médicas, quienes no actuarán solos si la situación lo requiere.

Recuerde que ante declaraciones falseadas o perjudiciales para sus intereses, presentaremos informes imparciales y perfectamente legales, informes que parten de peritos médicos y de profesionales que ayudarán a que el proceso sea lo más rápido y fluido posible.

Ante la más mínima duda, entre en contacto con nuestro despacho de abogados. Le informaremos sin compromiso y por supuesto podrá exponer su situación obteniendo una primera valoración gratuita de su caso.

No se quede con dudas y pregúntenos sin compromiso Consulta Online