Infecciones Nosocomiales

Infecciones Nosocomiales

SSe denominan infecciones nosocomiales a cualquier tipo de infección que se produce en pacientes hospitalizados o en régimen ambulatorio.

Estas infecciones, para considerarse como tal, deben producirse durante la estancia del paciente en las instalaciones médicas, es decir, no se considerarían nosocomiales las infecciones producidas de forma previa a su ingreso.

Se calcula que las infecciones nosocomiales afectan a aproximadamente un 5% de los pacientes, presentando una elevada morbimortalidad por lo que se trata de un problema de gravedad para la salud.

¿Por qué se producen las infecciones nosocomiales?

El ambiente dentro de un hospital o centro de salud es muy favorable para la proliferación de microorganismos como bacterias, virus u hongos y estos pueden afectar especialmente a los pacientes ya que, en muchos casos, estos se encuentran con un sistema inmune más debilitado, fruto de su propia enfermedad o del tratamiento con antibióticos.

Además, durante algunos procedimientos médicos, como pueden ser las cirugías, colocación de vías etc. Se rompe la barrera natural que proporciona la piel frente al ataque de los microorganismos.

Por todo ello, es mucho más probable adquirir una infección en recintos hospitalarios.

Aunque aumente el riesgo de adquirir una infección en estos centros, lo cierto es que deben existir protocolos claros y medidas efectivas para minimizar dicho riesgo. En caso contrario, podríamos estar ante una negligencia, ya que se podría haber evitado la infección.

¿Cuándo reclamar por una infección nosocomial?

Hay que aclarar que, cualquier procedimiento médico o intervención quirúrgica conlleva una serie de riesgos inherentes, riesgos de los que el personal médico debe informar con detalle.

Cuando hablamos de infecciones nosocomiales, tenemos que tener claro que hablamos de una infección contraída que podría haber sido evitable y que debe demostrarse que la misma se ha producido como consecuencia de alguna actuación negligente por parte del personal sanitario.

Si nosotros, o un familiar han contraído una infección por haber estado en el hospital u otro centro médico, tenemos derecho a reclamar por lo sucedido.

Este tipo de infecciones pueden suponer un riesgo para la vida del paciente, además de deteriorar la imagen del centro sanitario en la que han ocurrido.

Por ello, como pacientes o familiares de un paciente, hemos sufrido esta situación, podemos ponernos en contacto con un abogado especializado en negligencias médicas para que valore las medidas legales a tomar.

Es por eso que le invitamos a contactar con nuestro Despacho de Madrid, pues podremos estudiar lo ocurrido y solicitar una indemnización para compensar los daños sufridos.

Tipos de infección nosocomial

Podemos distinguir las infecciones nosocomiales según diferentes criterios, aunque lo más habitual es por la zona del cuerpo que se haya visto afectada.

Las más habituales son:

Infecciones cutáneas: estas son muy habituales puesto que durante la estancia en el hospital es muy habitual recibir inyecciones, realizar pruebas como las biopsias o someterse a una cirugía, lo que significa además que existan heridas abiertas. Todas ellas son un foco para la entrada de algunos microorganismos perjudiciales, causantes de la infección.

Neumonía: concretamente la neumonía aspirativa, que es la que se produce cuando, debido a la dificultad de aspirar o deglutir correctamente, líquidos o incluso restos de alimentos pueden pasar a los pulmones. Esta infección también es más probable que se produzca en personas que utilizan ventilación artificial, como mascarillas.

Septicemia: es una infección que afecta a una zona del cuerpo, pero se ha transmitido al torrente sanguíneo. Se trata de una infección muy grave que puede ser mortal.

Infecciones en el tracto urinario: este tipo de infección es muy habitual en personas que están sondadas.

En el entorno hospitalario pueden darse todo tipo de infecciones. Por ello, es muy importante no solo que se extremen todas las medidas sanitarias y de higiene necesarias para reducir el riesgo si no que el personal médico ha de estar atento a cualquier síntoma que pudiera indicar la existencia de una para prescribir rápidamente el tratamiento necesario.

Plazos para reclamar por una infección nosocomial

Tenga en cuenta que existen determinados plazos para reclamar cuando se ha producido una infección nosocomial, según si nos atendieron en la sanidad pública o en la privada: en el primer caso, contamos con un año desde que se produjo el fallecimiento o alta médica del paciente; en la sanidad privada, tenemos 5 años si hubo un contrato (responsabilidad contractual), o un año si no lo hubo (responsabilidad extracontractual).

Le recomendamos que se ponga en contacto con nosotros, solicitando cita previa por teléfono o a través de internet.

Una vez nos hayamos reunido, estudiaremos el caso de forma personalizada y empezaremos con la reclamación.

Recuerde que es muy importante guardar toda la documentación posible, ya que esta puede ser clave en el desarrollo del procedimiento de reclamación.

Gracias a nuestra amplia formación y a nuestros años de experiencia como abogados de negligencias médicas, le ofrecemos la máxima eficacia jurídica.

No se quede con dudas y pregúntenos sin compromiso Consulta Online