Errores diagnósticos y de tratamiento

Errores diagnósticos y de tratamiento

S Según determinados estudios realizados, muchos pacientes de cáncer que no superan la enfermedad, podrían haberse salvado si la atención médica hubiera sido la correcta desde el primer momento.

Los estudios apuntan a los médicos de medicina general, o médicos de familia, como algunos de los responsables de esta lamentable situación.

Si bien es cierto que en nuestro país gozamos de facultativos de altísimo nivel, también se dan casos en que los médicos cometen errores que, sencillamente, nunca deberían haber cometido.

En el caso de las derivaciones a especialistas, afinar correctamente y conducir directamente y en poco tiempo al especialista debido, hará que la afección pueda ser tratada con muchas más opciones de éxito.

Podemos diferenciar claramente entre los errores de diagnóstico y los errores de tratamiento. En este último caso, el médico habrá obviado la Lex Artis, alterando consciente o inconscientemente los protocolos médicos establecidos.

Por supuesto, también existen errores en el tratamiento del cáncer, afección que ha podido ser localizada a tiempo (por ejemplo, gracias a una correcta derivación por parte del facultativo), pero que empeora por un tratamiento no viable o incorrecto.

Sirva de ejemplo un paciente con dolores de estómago frecuentes, acidez y otros problemas gástricos y digestivos, cuyo facultativo en vez de solicitar una endoscopia superior, le administra fármacos para eliminar el bacilo Helicobacter pylori, causante de síntomas parecidos. El médico de cabecera nunca debe arriesgarse y poner en peligro la vida de su paciente. De lo contrario, estaría incurriendo en un comportamiento contrario a su profesión y susceptible de ser denunciado.

Entre los errores de diagnóstico, el relacionado con el cáncer es uno de los más preocupantes, pero en modo alguno el único.

Podemos observar casos en los cuales determinadas patologías han sido incorrectamente tratadas por el especialista en casos de derivación correcta por el facultativo de cabecera.

Los especialistas son responsables de diagnosticar o confirmar un diagnóstico para después proponer un tratamiento.

Es de lamentar que se den casos de médicos que tratan a pacientes de una enfermedad que, en realidad no padecen, provocando que la que sí les afecta siga su curso en silencio.

Hoy en día, tanto la medicina en general como el material médico han avanzado hasta el punto de poner reconocer, mediante las correspondientes pruebas (resonancias magnéticas, biopsias, TAC, etc.) diversas dolencias antes imposibles de detectar.

No se quede con dudas si cree que ha habido errores de diagnóstico que han provocado perjuicios en familiares o en Vd. mismo/a. Respecto al tratamiento del cáncer o de otras graves afecciones, las acciones médicas deben planificarse muy cuidadosamente a través de personal cualificado y especializado en el particular. De no ser así, pueden darse casos de dosis por exceso, dosis por defecto y malas prácticas en cuanto a fármacos concomitantes.

Así pues, podemos concluir que en los errores de diagnóstico existen varios factores:

  • Errores humanos evitables.
  • Formación cualificada y específica.
  • Improcedencia o dejación de atención durante el tratamiento.
  • Jerarquización de las pautas a seguir. Hay que llevar en todo momento un control exhaustivo y absolutamente personalizado.

Ante los errores de diagnóstico, muchos pacientes o familiares de víctimas prefieren no meterse en juicios ni demandas.

La razón es que se ha popularizado la idea según la cual es muy difícil sacar adelante uno de estos procesos, ya que el personal médico se solapa entre sí y el corporativismo juega un papel negativo, ocultando hechos incuestionables.

Esto no siempre es así, y además hoy en día los letrados pueden manejar herramientas jurídicas versátiles basadas en el Derecho Sanitario, personalizando el caso y asociándose a personal médico forense, a peritos… quienes darán buena cuenta del error de diagnóstico o de la mala derivación, una vez se hayan recabado todos los datos.

No se quede con dudas y pregúntenos sin compromiso Consulta Online